AAQTIC Asociación Argentina de los Químicos y Técnicos de la Industria del Cuero
EDITORIAL | COMISIÓN | OBJETIVOS | HISTORIA | INTERÉS GENERAL | GRÁFICOS Y TABLAS | MÉTODOS DE ANÁLISIS | VÍNCULOS | ASOCIARSE | CONTACTO
Cuero
 

AAQTIC; Asociación Argentina de los Químicos y Técnicos de la Industria del Cuero tuvo el agrado de invitarlos a la segunda reunión del Ciclo:

  “Orígenes y desarrollo de la industria curtidora Argentina: Antiguas curtiembres en la actual ciudad de Buenos Aires”.

Núñez y Bajo Belgrano: dos barrios con historia

Se realizó la segunda charla del ciclo dedicado a la historia de las curtiembres en la ciudad de Buenos Aires en la cual se pasó revista a los barrios de Núñez y Belgrano.

Dentro del ciclo "Orígenes y desarrollo de la industria curtidora argentina: Antiguas curtiembres en la actual ciudad de Buenos Aires" se realizó la charla sobre la historia de los barrios de Núñez y Bajo Belgrano. Esta segunda convocatoria contó con la presencia de varios socios interesados en el trabajo de investigación que viene llevando adelante la Asociación y que continuará en futuras reuniones sobre los barrios de Pompeya, Parque Patricios y Mataderos.

Jorge Vergara, presidente de la institución, informó que fueron nombrados socios honorarios los señores: Pablo Galdi, Edgardo Luppi, Oscar Medín, Luis Bassi, Santiago Alonso, y Zigurds Zvirgzdins, decisión que se aplica "en base a los socios que tienen una larga trayectoria y que han mantenido contacto con la Asociación".

La charla estuvo a cargo de Claudio Salvador quien repasó brevemente la historia general de las curtiembres que había explicado en la reunión interior y, una vez realizada la contextualización, entró de lleno al tema de los barrios.

El primero de ellos fue Belgrano, barrio fundado en 1855 dentro del Partido de San José de Flores y que comienza su proceso de urbanización a fines del s. XIX. Salvador realizó un completo informe sobre el periodo 1810 - 95 y el inicio del siglo XX, acompañando su explicación son mapas, planos y fotos de época. Una de las curiosidades que surgieron de su exposición fue el hecho de que las primeras fábricas de zapatos tuvieron que comenzar su producción con cuero importado.

Las curtiembres que se ubicaban en Belgrano y que hoy ya no existen son la Curtiembre Gaddi (hoy transformada en un club inglés y salón de fiestas), La Erica y La Argentina (actualmente es un garaje). Un dato curioso de la mayoría de las curtiembres de la época es que el comienzo de actividades se fija formalmente en 1901 aunque existen pruebas de que algunas ya funcionaban unos años antes. Salvador logró una clara explicación de la época ayudándose con fotografías aéreas y satelitales de distintos años que mostraban las modificaciones que se iban realizando en la zona. Aportando datos de cada curtiembre mencionada, se pudo ver cómo era la forma de trabajo de cada empresa, la magnitud de la producción y el tipo de productos que fabricaban.

En el caso de Núñez, se mencionaron las curtiembres Sagazola (predio ocupado actualmente por un local de comidas rápidas y una estación de servicio); Sieburguer de la cual sólo queda en pie una de las paredes; Mondo y Serres y Mirres. Dentro de los gráficos que acompañaron esta parte de la exposición, se pudieron apreciar fotos aéreas donde se ve claramente en Sagazola, entre otras, charoles secándose al sol.

La charla estuvo matizada por intervenciones de los participantes que aportaban datos sobre el tema en cuestión como el caso de un asistente que contó una vieja anécdota del Sr. Enrique Sagazola que lo muestra como una persona muy interesada en su trabajo pero que siempre intentaba demostrar que él sabía más que nadie sobre el tema que se estaba tratando.

Luego de la presentación del completo informe de Salvador, se continuó la charla de manera más informal saboreando las ya tradicionales empanadas con que la Asociación invita a sus socios en cada reunión.

AAQTIC | Ciudad Autónoma de Buenos Aires | República Argentina | Cel: (15) 4081-6508 | Tel: 4931-2999
NO COPYRIGHT; Permitida la reproducción, se agradece citar la fuente.